EL PAPA FRANCISCO Y JUAN BAUTISTA

24.06.2018 09:17

En 18 de mayo pasado, el Papa entregó a los Obispos chilenos un texto para que lo meditaran. Estaba estructurado en dos partes: “Es necesario que él crezca…”, “y que yo disminuya”. Son palabras de Juan Bautista (Jn 3,30). Eso fue su vida y eso propone al Papa a la Iglesia en Chile para recuperar la fuerza profética.

Al celebrar la solemnidad del nacimiento de Juan Bautista, la Iglesia se llena de la misma alegría que llenó la casa de Zacarías e Isabel. Con razón la Iglesia en Chile se ha llenado de alegría por esta meditación del Papa a nuestros pastores. Entra aire nuevo, esperanza de renovación para Chile y para la familias de los chilenos. Viene el aire de Cristo, servidor humilde que no vino a ser servido sino a servir. Viene el aire de Su Espíritu para un “nuevo Pentecostés que nos libre de la fatiga, la desilusión, la acomodación al ambiente… que renueve nuestra alegría y nuestra esperanza” (Aparecida 362).

Para que la Iglesia en Chile sea profética debe decir como la Virgen santa “hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1,38). Para ello es necesario que tú también le digas al Señor lo mismo: hágase en mi estudiante, trabajador, abuela, sacerdote o religiosa según tu Palabra. Así seremos Iglesia profética y servidora como Cristo.

Pbro. Fco. Javier Manterola C. Párroco.

--