Conversatorio “Estado actual de la iglesia de Chile”

02.06.2018 20:30

Este sábado asistieron alrededor de cien personas al conversatorio “Estado actual de la iglesia de Chile” el cual fue realizado en nuestra Sede Parroquial.

El conversatorio ha sido una instancia de intervenciones concretas de nuestra comunidad de laicos y religiosos sobre la crisis que actualmente afecta a la Iglesia chilena tras las denuncias presentadas hacia Karadima por abuso sexual, además de encubrimiento por parte de consagrados y abuso de poder; situación que el Papa Francisco ha repudiado y ha pedido perdón a los afectados a título personal y como Iglesia Universal.

Nuestra comunidad Parroquial abre instancias de diálogo y de reflexión para abordar la contignecia. “Hoy es necesario abrir el diálogo, saber lo que piensa y siente nuestra comunidad. Como Iglesia tenemos que escuchar, nuestro Papa lo ha dicho una y otra vez. Vamos a seguir haciendo conversatorios, esperamos que cada vez se sumen más fieles. No olviden que la Iglesia la constituyen ustedes los laicos. Nosotros -los sacerdotes- sólo somos instrumentos de Dios”, añade el Párroco Javier Manterola.

El conversatorio consistió en una primera etapa de reflexión y análisis conjunto, culminando con la oración en la Misa de 20.00 horas.

Crisis de la Iglesia Católica

Posteriormente al encuentro del Papa con los denunciantes de Karadima, Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, el Papa Francisco convocó a los obispos de Chile para reunirse en Roma señalándoles la necesidad de “buscar juntos en el corto, mediano y largo plazo caminos de verdad y vida ante una herida abierta, dolorosa compleja que desde hace mucho tiempo no deja de sangrar”.

Luego de los encuentros de los Obispos con en Santo Padre, el Papa envió una carta al pueblo de Dios, la cual se dio a conocer el pasado 31 de mayo, donde expone que “hoy somos retados a mirar de frente, asumir y sufrir el conflicto, y así poder resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo caminar”.

Respecto del tiempo que estamos viviendo como Iglesia en Chile, el Papa enfatiza en que “hoy sabemos que la mejor palabra que podemos dar frente al dolor causado es el compromiso para la conversión personal, comunitaria y social que aprenda a escuchar y cuidar especialmente a los más vulnerables.

--