CHILE EN MODO PAPA

18.01.2018 00:00

Los mensajes del Papa Francisco en Chile

Fueron 69 horas de reflexión y espiritualidad que vivieron los fieles chilenos con la visita pastoral del Papa Francisco. Dio cinco discursos y presidió dos homilías en Santiago.  También se trasladó a Temuco e Iquique dejando su palabra de aliento, esperanza y amor. Los medios de comunicación tanto nacionales como internacionales centraron toda su atención en la visita del Papa difundiendo la noticia minuto a minuto.

La Moneda:

Frente a la Presidenta de la República, el Papa Francisco invitó a tener la capacidad de escuchar, saber escuchar a los cesantes, a los pueblos originarios, "frecuentemente olvidados"; a los migrantes, "que llaman a las puertas de este país en busca de mejoras". Escuchar a los jóvenes, a los ancianos y a los niños. En este punto, Francisco expresó: "No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia. Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir".

 

Parque O´Higgins:

Ante 400 mil personas, el Papa Presidió la Eucaristía e hizo un llamado a trabajar por un nuevo Chile, señalando “construir la paz es un proceso que nos convoca y estimula nuestra creatividad para gestar relaciones capaces de ver en mi vecino no a un extraño, a un desconocido, sino a un hijo de esta tierra (...)".

 

Cárcel de Mujeres:

En su visita al Centro Penitenciario Femenino (CPF), el Papa Francisco escuchó atentamente los testimonios de la Hermana Nelly León y de la interna Kaneth Zurita, quienes manifestaron su apreciación sobre la libertad. La hermana Nelly  indicó "estas 400 mujeres representan a las casi 50 mil personas pobres privadas de libertad en Chile. Digo pobres, Santo Padre, porque lamentablemente en Chile se encarcela la pobreza”. Por su parte, Janeth le pidió perdón al Papa por los delitos cometidos y al mismo tiempo le pidió que nos perdonen. “es una petición, interceda para que el sistema de justicia para las mujeres que somos madres, evitando que en el futuro sean nuestros hijos los condenados y condenadas"

El Santo Papa expuso que la sociedad tiene la obligación de reinsertarlas. "Estar privadas de libertad no es sinónimo de pérdida de sueños y de esperanzas. Ser privado de libertad no es lo mismo que estar privado de dignidad". Además, el Santo Padre también tuvo palabras para el servicio que custodia a las mujeres del CPF: "Gendarmería y sus familias. Rezo por ustedes. Ustedes tienen una tarea delicada y compleja, y por eso invito a las autoridades a que puedan también darles las condiciones necesarias para desarrollar su trabajo con dignidad. Dignidad que genera dignidad".

 

Catedral:

En el templo catedral, donde participaron cientos de presbíteros, religiosas(as), diáconos y seminaristas el Santo Padre les indicó que "no estamos aquí porque seamos mejores que otros. No somos superhéroes que, desde la altura, bajan a encontrarse con los "mortales". Más bien somos enviados con la conciencia de ser hombres y mujeres perdonados. Y esa es la fuente de nuestra alegría. Somos consagrados, pastores al estilo de Jesús herido, muerto y resucitado. El consagrado es quien encuentra en sus heridas los signos de la Resurrección. Es quien puede ver en las heridas del mundo la fuerza de la Resurrección. Es quien, al estilo de Jesús, no va a encontrar a sus hermanos con el reproche y la condena". Y afirmó que Jesucristo se presentó con llagas, y que tampoco nosotros debemos esconder nuestras llagas: "Una Iglesia con llagas es capaz de comprender las llagas del mundo de hoy y hacerlas suyas, sufrirlas, acompañarlas y buscar sanarlas. Una Iglesia con llagas no se pone en el centro, no se cree perfecta, sino que pone allí al único que puede sanar las heridas y tiene nombre: Jesucristo". Porque, precisó, "en Jesús nuestras llagas son resucitadas".

Santuario Padre Hurtado:

Cientos de feligreses lo recibieron con banderas, cantos y muestras de cariño. En este Santuario, el Papa sostuvo una reunión privada con sus compañeros jesuitas, quienes recalcaron que la conversación fue fortalecedora abordando materias de temas que afligen a los más pobres y a las minorías de todo tipo, manifestó el Padre Pablo Walker SJ, capellán del Hogar de Cristo.  

Por su parte, el padre Luis Roblero SJ, capellán de Gendarmería dijo que Francisco “Es un Papa que de alguna manera toca el corazón de la Compañía, nos sentimos doblemente invitados en todo lo que él dice porque es uno de los nuestros, hay una solidaridad de familia que nos sentimos doblemente invitados”.

 

Santuario Nacional de Maipú:

En la explanada del templo, el Santo Papa se reunió con alrededor de 30 mil jóvenes a quienes les reiteró en diversas circunstancias “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”. El Papa usó la frase de San Alberto Hurtado y le pidió a los jóvenes que la guardaran en sus celulares como una señal y que la gritaran varias veces, para no olvidarla y no quedarse sin conexión.  Los invitó a ser protagonistas es hacer lo que hizo Jesús. Allí donde estés con quien te encuentres y a la hora en que te encuentres: "¿Qué haría Jesús en mi lugar?".

Francisco llamó a los jóvenes a ser "protagonistas de la historia, porque queremos contagiar esa chispa en tantos corazones apagados, opacos que se olvidaron de lo que es esperar, en tantos que son "fomes" y esperan que alguien los invite y los desafíe con algo que valga la pena.

 

Pontifica Universidad Católica de Chile:

El Papa se reunió con el mundo académico, instancia donde agradeció al rector Ignacio Sánchez el bien que hace en defender con coraje la identidad de la Universidad Católica, valorando el trabajo de este plantel a favor de los conceptos cristianos de la familia y la vida y la defensa de ésta "desde su concepción hasta su muerte natural", como lo señaló en sus palabras el rector, Ignacio Sánchez.

El Santo Padre sostuvo que "hoy resulta profética la misión que tienen entre manos. Ustedes son interpelados para generar procesos que iluminen la cultura actual, proponiendo un renovado humanismo que evite caer en todo tipo de reduccionismo. Y esta profecía que se nos pide, impulsa a buscar espacios recurrentes de diálogo más que de confrontación; espacios de encuentro más que de división; caminos de amistosa discrepancia, porque se difiere con respeto entre personas que caminan en la búsqueda honesta de avanzar en comunidad hacia una renovada convivencia nacional".

 

Temuco:

En una multitudinaria misa que congregó a más de 250 mil personas en el Aeródromo Maquehue de Temuco, el Papa Francisco realizó un potente y emotivo llamado a la unidad, invitando a evitar la violencia que generan los acuerdos que quedan en nada y la que cobra vidas humanas.

El mensaje principal de Francisco fue: La unidad. "Jesús ruega al Padre para que "todos sean uno" (Jn 17,21)", expresando que una de las peores amenazas que impacta a la humanidad es la división y el enfrentamiento.

"Hoy nos queremos agarrar a esta oración de Jesús, queremos entrar con Él en este huerto de dolor, también con nuestros dolores, para pedirle al Padre con Jesús: que también nosotros seamos uno, no permitas que nos gane el enfrentamiento ni la división" añadió.

El Papa señaló que la "riqueza de esta tierra" nace del compartir su sabiduría con los demás, rechazando la uniformidad asfixiante "que nace del predominio y la fuerza del más fuerte, ni tampoco separación que no reconozca la bondad de los demás".

 

Iquique:

En Playa Lobito, el Papa Francisco presidió la "Misa por Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile", donde los bailes religiosos típicos y coloridas vestimentas fueron protagonistas en la espera de la llegada de Francisco, quien fue recibido con aclamaciones y aplausos por los miles de fieles que se congregaron en el lugar.

Comenzó destacando la primera aparición pública de Jesús. "Nada más y nada menos que en una fiesta. No podría ser de otra forma, ya que el Evangelio es una constante invitación a la alegría". Y también, dijo, una fuente de gozo. Luego expresó: "¡Cómo saben ustedes de esto, queridos hermanos del norte chileno! ¡Cómo saben vivir la fe y la vida en clima de fiesta! Vengo como peregrino a celebrar con ustedes esta manera hermosa de vivir la fe".

Francisco continuó resaltando las manifestaciones de fe popular características del norte: "Sus fiestas patronales, sus bailes religiosos -que se prolongan hasta por una semana-, su música, sus vestidos hacen de esta zona un santuario de piedad popular. Porque no es una fiesta que queda encerrada dentro del templo, sino que logra vestir a todo el poblado de fiesta. Ustedes saben celebrar cantando y danzando "la paternidad, la providencia, la presencia amorosa y constante de Dios.

 

El Papa invitó también a los presentes a seguir siendo una tierra de hospitalidad, pero una "hospitalidad festiva, porque sabemos bien que no hay alegría cristiana cuando se cierran puertas; no hay alegría cristiana cuando se les hace sentir a los demás que sobran o que entre nosotros no tienen lugar".

 

Despedida del Papa:

La Presidenta despidió al Papa señalando "creo que representando a todos los compatriotas, al margen de las creencias de uno o de otro, agradecerle la visita a Chile, agradecerle el mensaje que ha dado de que sigamos avanzando como país en un clima de unidad, de fraternidad, de solidaridad. Que nos pongamos en el lugar de los otros, que seamos capaces de mirarnos a los ojos, de reencontrarnos como sociedad, pese a que podamos tener diferentes perspectivas. Creo que este es un mensaje que nuestros compatriotas recibieron con alegría. Y como él ha dicho con esperanza".

A las 16:50 el aparato aéreo despegó y emprendió rumbo al norte, para llegar a Lima, donde Francisco desarrollará la última etapa de este viaje a Latinoamérica.

--