Biografías

05.07.2018 21:32

En nuestra sección ¡Conozcámonos! Presentamos a Nicolás Lozano Segovia

Tengo 51 años y me dedico a la mecánica automotriz. Soy casado con Fátima Vera Rocha. Tenemos tres hijos: Marcelo de 28 años, Fernando de 25 y Sandra Gabriela de 21 años. Todos somos bolivianos, salvo mi hija, que es chilena. Con mi esposa llegamos a Santiago a fines de 1995, para su formación profesional. Nos llevaría tres años de estadía, pero fue pasando el tiempo... y como si nada ya estamos viviendo más de 22 años en esta ciudad.

¿Cuáles son tus actividades pastorales?

Debo decir que siempre me gustó la actividad pastoral. Desde que empecé a participar en la capilla San Alberto Hurtado primero fuimos catequistas con mi esposa, luego ministros extraordinarios de comunión, servicio que sigo realizando hasta ahora y también soy integrante del equipo de espiritualidad de la parroquia desde el año 2010. Mi motivación concreta es ser un servidor de Jesús.

¿Qué esperas de quienes asisten a los retiros que organiza tu equipo de Espiritualidad?

Primero que se reencanten, que se den cuenta que la práctica religiosa ha ido cambiando, que ya no es solamente rezar y golpearse el pecho, que a pesar de nuestros pecados para Dios somos importantes... “Dios no hace basura”.

¿Alguna persona te ha marcado en tu vida de fe?

Esa persona es mi papá. A pesar de sus limitaciones era una persona de mucha oración y de mucha fe. Es quien me enseñó a rezar y creer que Dios vive con nosotros aquí en la tierra.

¿Qué talentos Dios te ha regalado para compartir con la comunidad?

Uno de mis talentos es saber escuchar y también saber proclamar Su Palabra.

¿Hay algún santo cuyo ejemplo te inspire?

Tengo tres referentes: San Pablo, San Agustín y San Alberto Hurtado... ¡Un santo chileno! Los dos primeros por su conversión y San Alberto por ser un hombre de oración y acción.

¿Qué lugar visitarías en un viaje de peregrinación?

Desde un tiempo a esta parte, mi deseo creciente es realizar un viaje de peregrinación a

¿Cuál es tu mejor momento para hacer oración?

Es en la noche antes de dormir y la mañana antes de empezar el día.

¿Qué pasaje del Evangelio te toca más el corazón?

El pasaje bíblico más significativo y que sostiene mi vida de fe son las Bienaventuranzas (Mt 5, 1 - 12)

¿Qué mensaje darías a quienes entran en la fe?

Decirles que Jesús en su vida terrena nos enseñó a ser humildes y obedientes, un ejemplo a seguir para agradar a Dios. A veces cuestionamos y nos dejamos influir fácilmente por las cosas del mundo, entonces siempre será importante la oración y en lo posible participar de la Eucaristía, que es el momento concreto de nuestro encuentro con Jesús. Frente a todas nuestras dudas y cuestionamientos Jesús nos dice: “Dichosos los que creen sin haber visto”.

--