CIERRE AÑO DE LA MISERICORDIA

27.12.2016 10:14
Inmensa gratitud al Señor y al Papa Francisco. Gratitud por la densidad espiritual y pastoral de lo que fue este año para nuestro templo parroquial jubilar. 

La densidad no tanto porque hubiera muchas más cosas que hacer sino por la calidad eclesial y la calidez espiritual. Fuera de los miércoles jubilares y la adoración al Santísimo, lo único diferente fue acoger a los peregrinos. Si bien era una tarea extra, fue principalmente un privilegio estar en contacto con personas volcadas al Corazón misericordioso de Cristo. 

También lo pastoral se notó enriquecido con esa nota de ser instrumentos de misericordia. No resultaron todas las iniciativas de servicio a los ancianos olvidados, pero quedo la inquietud y la deuda pendiente. Quizás mejor. Cuando las cosas resultan y se evalúan como algo hecho, queda el recuerdo. Cuando queda pendiente la deuda, el Corazón está inquieto con el tema. Por eso, quizás mejor. 

Finalmente, en lo personal me impresiona que el Papa ha predicado con su ejemplo. Viernes a viernes en Roma un gesto de misericordia con presos, mendigos, mujeres, etc. cada viaje pastoral movido por algún sector de hermanos necesitados. Almorzó varias veces con deportados, sin casa, niños y finalmente su gesto de misericordia con sacerdotes que dejaron el ministerio. Más que la disciplina o los progresos, lo que prima son las personas y el amor. 

Gracias Señor; gracias Santo Padre. 

Padre Fco. Javier Manterola - Párroco Parroquia San Vicente de Paul

 

Puedes ver más fotos en nuestro Facebook: Parroquia San Vicente de Paúl