¿QUÉ ES EL PERDÓN Y LA INDULGENCIA?

26.01.2016 10:05

El perdón de los pecados es “la expresión más evidente del amor misericordioso” de Dios Padre. Por eso Jesús se acerca a los

pecadores, come con ellos y cuando ve su arrepentimiento sincero pronuncia sus palabras de perdón: “Tus pecados te son perdonados” (Lc 7, 48).}
 
El Año Santo es, pues, una ocasión propicia para hacer un camino de conversión: reconocer los propios pecados, arrepentirse, y recibir el perdón de Dios, principalmente a través del Sacramento de la Reconciliación. Este proceso se expresa simbólicamente cruzando la Puerta Santa que nos hace pasar del país de las tinieblas en que nos tiene sumidos el pecado al país de la luz y la libertad que nos regala el perdón de Dios.
 
En esta línea de misericordia hacia el pecador se inscribe la autorización que ha dado el Papa a los sacerdotes para perdonar el aborto: “He decidido conceder a todos los sacerdotes para el Año Jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden perdón por ello”
 
El Sacramento de la Reconciliación perdona todos los pecados pero “la huella negativa que los pecados tienen en nuestros comportamientos y en nuestros pensamientos permanece”. La indulgencia aminora o borra esta huella cuando realizamos determinados actos que liberan al pecador perdonado “de todo residuo, consecuencia del pecado, habilitándolo a obrar con caridad, crecer en el amor más bien que recaer en el pecado”